El ídolo de Shiguir, con 11.000 años de antigüedad y con un mensaje codificado dejado por un antiguo hombre del Mesolítico, es casi tres veces más antiguo que las pirámides egipcias. Nuevos hallazgos científicos sugieren que las imágenes y los jeroglíficos de la estatua de madera se tallaron con… los dientes de un castor.

La estatua se descubrió mientras excavaban en un pantano de turba en una mina de oro en los montes Urales ya en 1890. Recientemente, los investigadores alemanes pusieron, por fin, la fecha para su creación: hace 11.000 años, informa Siberian Times.

​Según el profesor Mijaíl Zhilin, la estatua de madera, originalmente de 5,3 metros de altura, estaba hecha de alerce, con la base y la cabeza tallada con herramientas de facetas de silicio.

Según el experto, la superficie se pulió con un abrasivo de grano fino, después de lo cual el ornamento se talló con un cincel y representa información cifrada.
El ídolo se usaba para trasmitir conocimientos. Si bien los mensajes siguen siendo “un misterio absoluto para el hombre moderno”, estaba claro que sus creadores “vivían en total armonía con el mundo, tenían un avanzado desarrollo intelectual y denotaban un complejo mundo espiritual”.
​”Las siete caras del artefacto eran lo último que se tallaba porque aparte de los cinceles, se usaban algunas herramientas muy interesantes, hechas de mitades de mandíbulas inferiores de castor”.
El ídolo no se sostenía enterrado en el suelo sino que lo colocaron sobre una base de piedra, dijo Zhilin. Se mantuvo así durante unos 50 años antes de caer a un estanque y posteriormente se cubrió de césped. La turba lo conservó como en una cápsula del tiempo.
El notable ídolo de siete caras está ahora expuesto en un sarcófago de cristal en un museo de Ekaterimburgo.
Fuente: mundo.sputniknews.com | 17 de junio de 2017