Arqueología en Callosa de Segura. Mary Parra


Un pequeño toro con un gran valor. La excavación arqueológica desarrollada por el Marq en Callosa (Alicante) culminó ayer con el hallazgo de un pequeño toro de barro que supone una de las pocas representaciones de tipo figurativo de la Cultura del Algar. El trabajo de campo durante tres semanas ha permitido documentar que el asentamiento estuvo ocupado desde el 2200 hasta el 1500 antes de Cristo.

El yacimiento «Laderas del Castillo» de Callosa de Segura sigue teniendo un valor incalculable para la arqueología y así se ha vuelto a poner de manifiesto en una nueva excavación, realizada durante el último mes. El equipo dirigido por la dirección del Museo Arqueológico Provincial de Alicante (Marq) ha sacado a la luz evidencias que avalan que se trata de uno de los más antiguos de la Edad de Bronce y que documentan que el asentamiento humano se remonta al menos al año 2200 antes de Cristo.

Las terrazas que se construyeron sobre la falda del macizo rocoso dan fe de que en este asentamiento se hizo una gran obra de ingeniería construida piedra a piedra para aplanar el terreno y conseguir levantar casas y disponer de superficie para mantener cultivos y ganado.

«Hemos encontrado los pisos de varias casas bien conservados, restos del pavimento, molinos que utilizaban para moler el trigo, huellas de tinajas donde almacenaban alimentos, hogares donde cocinaban y también hemos podido documentar cómo eran sus técnicas constructivas. Es algo que científicamente tiene mucho valor. Los materiales eran distintos a los de ahora, pero algunas de sus ideas para construir enormes terrazas no se diferencian mucho de las que se utilizan en la actualidad», apuntó ayer el director técnico del Marq, Juan Antonio López. Ha sido él quien se ha encargado de la dirección técnica de la excavación en colaboración con el profesor de Prehistoria de la Universidad de Alicante Francisco Javier Jover.

Hallazgo «excepcional»

Una de las piezas encontradas con más valor se halló precisamente ayer, cuando INFORMACIÓN acompañó a los arqueólogos durante su última jornada de trabajo. Se trata de una pequeña figura de barro que representa un toro. Es algo excepcional porque «se conocen muy pocas representaciones de tipo figurativo de la Cultura del Algar», explicó López. El mismo dijo que en los últimos años se han empezado a descubrir algunas pinturas en paredes pero no con motivos figurativos, sino geométricos, y este «es uno de los pocos ejemplos de figuras que existían en la Edad de Bronce».


El yacimiento callosino es uno de los más antiguos de la provincia relativos a la Edad de Bronce, un periodo que comenzó en la península ibérica en el 2.200 antes de Cristo . «Hoy sabemos con seguridad que hasta el 1500 antes de Cristo se continuó ocupando un perímetro de casi dos hectáreas y media de esta ladera, que brindaba una posición estratégica de carácter defensivo», concluyó el director técnico del Marq.

Fuente: diarioinformacion.com | 15 de junio de 2017