Museos y zoológicos dedicados al roedor han logrado crear una marca que atrae visitantes a esta localidad rusa que vive de los hidrocarburos