Células humanas infectadas con virus del papiloma humano. (Crédito: Komsan Loonprom / Shutterstock)


El virus del papiloma humano (VPH), causante de cáncer, se separó de sus ancestros comunes más recientes hace aproximadamente medio millón de años, coincidiendo aproximadamente con el momento de la división entre los neandertales arcaicos y el Homo sapiens, según un estudio publicado en la revista PLOS Pathogens por Zigui Chen, de la Universidad China de Hong Kong, Robert Burk, de la Facultad de Medicina Albert Einstein, y otros colegas.

Los estudios epidemiológicos han demostrado que la infección persistente por el VPH es la causa principal del precáncer y cáncer del cuello uterino. Pero el origen y evolución de los VPH que causan cáncer siguen siendo hoy poco conocidos. Para comprender mejor la evolución molecular del VPH-16, y otros tipos de VPH que causan cáncer, los investigadores aislaron tales virus procedentes de primates, realizaron análisis genómicos virales y estimaron los tiempos de divergencia de las variantes del VPH causantes de cáncer de sus ancestros comunes más recientes.

Los hallazgos sugieren que la primera etapa de la evolución de los virus del papiloma causantes de cáncer es la adaptación específica de los virus a los ecosistemas del huésped, seguido de la coevolución de los virus con sus huéspedes primates durante al menos cuarenta millones de años. Los análisis genómicos revelaron una antigua divergencia de las variantes del VPH16 de sus ancestros comunes más recientes hace aproximadamente medio millón de años, aproximadamente coincidiendo con el momento de la división entre los neandertales arcaicos y el Homo sapiens. Los análisis revelaron una transmisión sexual viral reciente de los neandertales a lo humanos modernos no africanos a través de múltiples eventos de cruzamiento en los últimos 80.000 años.

La estricta codivergencia del virus-huésped requiere la historia evolutiva del patógeno para reflejar la de sus anfitriones. Es necesario observar la agrupación de los virus según el huésped del cual se aislaron. Además, los tiempos de divergencia de anfitriones y parásitos deben ser similares (los diferentes colores resaltan los virus que infectaron a los ancestros de los primates anfitriones). La divergencia intrahuésped se puede definir de acuerdo con criterios filogenéticos específicos, tal como la adaptación al nicho ecológico antes de producirse la coevolución del papilomavirus en los primates, a diferencia de la agrupación de dichos virus en los anfitriones.


Según los autores, comprender la evolución de los virus del papiloma deberá proporcionar información biológica importante y sugerir mecanismos subyacentes del cáncer cervical inducido por el VPH.

“La evolución de los VPH oncogénicos sigue una vía metodológica de primera adaptación a un nicho o regiones anatómicas ecológicas específicas del cuerpo humano (por ejemplo, el cuello uterino), seguida de una co-divergencia en ancestros humanos arcaicos y una posterior selección dentro de antecedentes genéticos humanos específicos”, señala Chen. “Además, la evolución de los VPH también puede proporcionar nuevos conocimientos sobre la evolución humana”.


Fuentes: sciencedaily.com | sputniknews.com | 2 de noviembre de 2018