Fotos: Saúl García
Las excavaciones que se están realizando en las termas romanas de Valeria confirman que el programa de monumentalización del siglo I no solo se realizó solo en el Foro sino que aborda toda la ciudad. En el caso del complejo de las termas, además, con una espectacularidad que las situaría entre las de mayor potencial de Hispania.
El avance de los trabajos del taller de empleo promovido por la EATIM de Valeria y financiado por el Gobierno de Castilla-La Mancha dejan resultados espectaculares que ya apuntan a que, cuanto menos, el complejo termal hallado en la ladera oeste del yacimiento sería el más grande y rico de la provincia.
“Creíamos que podrían tener unos pocos cientos de metros y estamos viendo que supera con creces los 1.500 metros cuadrados. Eso de momento, con lo que sabemos que ya tenemos”, señala el director de la investigación arqueológica Santiago David Domínguez Soler, de Ares Arqueología y Patrimonio Cultural, quien destaca que gracias al taller de empleo se ha excavado un gran área de este edificio de cronología imperial, “pero ahora nos parece poco porque sabemos que tienen mucha más extensión de la que pensábamos. Según avanzamos vemos que tras la pared de una estancia aparece otra, un arranque de muro que no es exterior porque tiene mosaico. Además, la decoración nos ha sorprendido por su riqueza. No hay parangón en la provincia”, apunta.
Domínguez pone el acento en el hallazgo de un impresionante mosaico de mármol policromado con motivos geométricos que hasta ahora ocupa una superficie de 50 metros cuadrados.
La campaña del año pasado ya puso a los arqueólogos sobre la pista de no estar ante unas termas convencionales, sino ante un edificio de promoción pública que utiliza muchos recursos, “que no hemos visto en otras ciudades”, para conseguir materiales exclusivos con los que enriquecer las construcciones Pero es ahora, con este nuevo taller, cuando pueden hablar de la certeza de esa hipótesis.
“Estamos encontrando muchísimos mármoles. Yo diría que estamos ante el conjunto de piezas marmóreas más importante de la provincia. Sólo en la estancia interior que llevamos excavada se han recuperado alrededor de 5.000 piezas. Posiblemente al final de la campaña ronde los 100.000 fragmentos”, explica el arqueólogo y monitor Javier Atienza, especialista además en mármoles romanos.

Saúl García

Mármoles

Hasta el momento se han identificado 15 variedades marmóreas, procedentes de todo el Imperio. La mayoría son peninsulares, tanto de la zona de Levante como de Portugal, pero Atienza destaca que también se ha encontrado un importante conjunto de piezas que proceden del Arco Mediterráneo, de Grecia, del Norte de África, de la península Itálica y también de Asia Menor, entre otros.
“Esta cantidad de mármoles refuerza la hipótesis de que el edificio se engloba dentro de una monumentalización urbana general y tiene un patrocinio, si no directamente de la casa imperial, muy cercana”.
Todo este lujo, además de poder palparse ya en las estancias que se han despejado en el yacimiento, y en la riqueza del material que se está clasificando, puede verse con todo detalle en las primeras recreaciones virtuales que ha realizado Atienza de los ambientes de las termas, en dos cotas, separados por tramos de escaleras, y que según destaca están basadas en las estructuras que han aparecido en la excavación. Igualmente la textura de los materiales que se han sacado de los propios encontrados en las excavaciones y el diseño del mosaico. El edificio es un reflejo del plano, con datos contrastados en las excavaciones.

Saúl García

Desde que hace cinco años, con motivo de los trabajos de acondicionamiento de un camino a la entrada de la Ciudad Romana se descubrieran por casualidad, las termas han centrado el objetivo del Ayuntamiento de Valeria. “Lo que buscamos es potenciarlas y que la gente las pueda visitar”, dice el alcalde Javier Beltrán, quien destaca que están muy ilusionados con el desarrollo de los trabajos que se están realizando con el taller de empleo, y el potencial que puede suponer el conjunto termal para el municipio.

El primer edil señala que ya hay un proyecto para hacer las termas visitables que puede ser muy interesante “tanto desde el punto de vista turístico como cultural”, en el que han puesto muchas esperanzas de futuro. “Sabemos que es a largo plazo porque hay que invertir mucho dinero, pero tenemos mucha ilusión y ganas. Ya hay proyectos en marcha para poder realizar la cubrición. Primero se cubrirá un ambiente, luego otro y así sucesivamente. Esto es una labor de años y de una necesaria involucración de todas las administraciones, porque en el Ayuntamiento tenemos muchas ganas y la materia prima, pero nos faltan los recursos”.

Mientras se busca la inversión necesaria para acometer esta actuación, que el alcalde entiende que supondría un importante espaldarazo al desarrollo turístico de la localidad y –por tanto una herramienta muy importante en el objetivo de fijar población– hay que seguir trabajando para sacar a la luz todo el conjunto termal. Una construcción que no deja de sorprender según avanzan los trabajos.
“Son una termas espectaculares. No vamos a decir que son las mas grandes que se conocen, pero sí una de una potencia muy grande y de muchísima riqueza. Con esta cantidad de mármoles, mosaicos, estucos, y conchas marinas que iban embutidas no hay ninguna en la provincia”, añade el concejal de Cultura de Valeria, Julián Torrecilla, que igualmente llama la atención sobre la particularidad que supone la construcción en terrazas para salvar la orografía del terreno. “Lo que es una desventaja lo vuelven a su favor jugando con la irregularidad del terreno para construir en diferentes cotas. Al final lo que montan es una escenografía impresionante. No buscaron solo con cubrir el expediente para dar el servicio que había que dar, sino una propaganda tremenda de quien hiciera las termas y la ciudad”.
Con todo, además de la visibilidad e interés que pueda tener como recurso turístico y económico para el pueblo, la peculiaridad de las termas monumentales de Valeria, cuya construcción se enmarca en un momento de gran expansión del programa de monumentalización de la ciudad, en el siglo I, y que están activas hasta su abandono en el siglo IV, también tienen un interés científico “espectacular” a nivel internacional. Y prueba de ello es su presentación, entre otros, en el Congreso Internacional de Arqueología Clásica de Alemania, que se realizaba recientemete en Bonn, cuenta el arqueólogo Santiago David Domínguez, que junto con Michel Muñoz, de la empresa Ares Arqueología y Patrimonio Cultural, coordina la investigación científica del proyecto.
Otra de las características sobresalientes de estas termas, y que no es habitual encontrarla en otros edificios de la misma cronología y época, es la ausencia de expolio tras su abandono, probablemente debido al esfuerzo que supondría subir los materiales por la ladera. De esta forma, todos los elementos estructurales están apareciendo en las excavaciones. Y esto, añade el arqueólogo Javier Beltrán, permirtiría “poder reconstruir el edificio en un 70 ó 75% tal cual era, con el material original”.